Sorprende a mamá con un desayuno espectacular

0
Sorprende a mamá con un desayuno espectacular

El día de la madre es la excusa perfecta para consentirla sin parar durante 24 horas. Lo ideal es que esta celebración comience muy temprano. ¿Qué tal si la despiertas con un exquisito desayuno? Sorpréndela con una deliciosa mañana, siguiendo estos sencillos tips:

1.- Todo entra por la vista:

Con esto no nos referimos solamente a los alimentos. Para un desayuno perfecto, es necesario partir por una bandeja y decoración acorde a la situación. Es decir, la presentación debe ser bella y elegante desde los cubiertos hasta la comida.

Comienza por el diseño. Para esto, escoge elementos originales y atractivos, que pueden ser platos con estampados llamativos y coloridos, o delicados y minimalistas. Fíjate cuál es el estilo de tu mamá y guíate por eso. También es posible utilizar pequeños manteles para cubrir el fondo, combinándolos con servilletas decorativas y hasta pequeñas figuras de papel tipo origami.

Y ahora sí, encárgate de la comida. Si la cocina no es lo tuyo, vete a lo seguro seleccionando alimentos coloridos y deliciosos. Puedes preparar una ensalada de frutas, comprar un rico muffin o unos delicados macaroons franceses. Aportarán un sabor dulce y decorarán instantáneamente tu bandeja. Unas tostadas acompañadas de un pote de mermelada artesanal o unos ricos croissant tibios causarán sensación.

En cuanto a los líquidos, el jugo de naranja es el rey de los desayunos especiales, junto a la leche, yogurt natural y el café.

2.- La vajilla es importante:

El desayuno del día de la madre será mucho más imponente si consideras con atención este punto. La vajilla no solo debe ser bonita, además tienes que utilizar la que mejor funcione para los alimentos que estás presentando. El tamaño de los recipientes también es importante, pues si las piezas son demasiado grandes, toparán unas con otras y no se destacará nada en la bandeja más que el desorden.

Si cuentas con platos muy pequeños, este es el momento perfecto para ocuparlos, ya sea para poner bolitas de mantequilla, porciones de mermelada o dejar las bolsitas de té. ¡Usa tu imaginación!

3.- Sé original:

No hay ninguna regla que diga que las tazas son solo para el té o los platillos para los bollos. Prueba ocupando distintos tipos de vajilla para cosas poco usuales. Por ejemplo, el jugo natural puede ir en una copa de champaña, al igual que un rico parfait se verá aún más sabroso en una de vino. Una bandeja pequeña para cupcakes de dos pisos es ideal para disponer trozos de fruta, junto a un recipiente de yogurt griego en la cima.

A la hora de preparar los platos, decora con hojas de hierbas, frutas y hasta flores. También puedes adornar la vajilla con salsas, especias y mostacillas comestibles.

4.- Nunca olvides los detalles:

¿Qué hará tu regalo diferente a un desayuno cualquiera? El día de la madre será tu tema central, así que ahora que tienes la comida, piensa en los complementos que harán de esta actividad un momento único.

Decorar con rosas la bandeja, esparcir algunos pétalos en la cama de mamá antes que despierte, poner una pequeña tarjeta de felicitaciones y hasta diseñar un menú ficticio del restaurante “La Mejor Mamá del Mundo”. Todo sumará y hará de esta una experiencia inolvidable para tu persona favorita.

Ya sabes lo necesario para poner manos a la obra y darle a tu mamá un despertar lleno de felicidad y cosas ricas. No olvides un gran abrazo, será lo más dulce del desayuno.

[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here