Los mandamientos de repostería que debes conocer

0
57
Los mandamientos de repostería que debes conocer
Los mandamientos de repostería que debes conocer

La repostería es como una ciencia que pocos dominan. Tiene un grado de dificultad mayor que la cocina tradicional, pero eso no quiere decir que no puedas aprender todos los trucos que te harán ser un experto en el área y ganar miles de ¡mmmm!

A continuación, te dejamos cinco secretos clave de repostería que debes saber, para hornear como todo un profesional:

1.- Utiliza los utensilios adecuados:

Si bien puedes ser creativo y utilizar cosas que ya estén en tu cocina, hay varios implementos necesarios para tener éxito en la repostería. Es mejor invertir un poco de dinero y disponer de los utensilios precisos, al menos para comenzar. Buenos moldes, varillas, un rodillo, batidora, son fundamentales para un gran resultado. Las mangas y las boquillas son menos indispensables, pero si realmente quieres adentrarte en este mundo es recomendable que al menos adquieras un par antes de empezar. Son económicas y muy prácticas para marcar la diferencia en la decoración, un punto muy importante en pastelería.

2.- Sé exacto con las cantidades:

Como en ninguna otra área de la cocina, en el ámbito de las tortas y pasteles las cantidades son muy delicadas. En la repostería se realizan procesos químicos que para funcionar y dar buenos resultados, ameritan el uso de proporciones exactas. Es por esto que no es tan sencillo reemplazar ingredientes (como sustituir el huevo) o realizar una receta duplicándola o dividiéndola por la mitad. Para ayudarnos en esta tarea, son muy útiles las cucharas de medición, los jarrones con medidas y las pequeñas balanzas de alimentos.

3.- Engrasar y enharinar son parte fundamental del proceso:

Para que nuestros pasteles puedan ser desmoldados fácilmente y conserven su forma, debemos engrasar y enharinar correctamente nuestros moldes para hornear. Ya sea un modelo antiadherente o uno tradicional, este paso no debe dejarse de lado y es importante cubrir todo el interior del molde.

4.- Mucho cuidado con los huevos y el merengue:

Usar huevos en repostería requiere paciencia y algo de práctica, ya que un pequeño error puede hacer que una receta no funcione en lo absoluto. Un buen consejo es romper cada huevo en un recipiente aparte, sobre todo si haremos merengue. Esto porque si llega a caer un pequeño trozo de cáscara o algo de yema, será más sencillo sacarla. Además, si una gota de yema se mezcla con las claras, será imposible que tu merengue quede perfecto.

5.- Siempre tamiza la harina:

Este paso es imperativo para que un pastel suba correctamente y para que tenga una textura esponjosa, sin grumos. Para hacerlo, basta con que antes de usar la harina, la pases por un colador, al igual que la levadura o polvos de hornear. Además, recuerda que los ingredientes secos se deben combinar juntos y los líquidos también entre ellos, luego sí puedes mezclar todo.

[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here