¿El color de tu vajilla influye en lo que comes?

0
El color de tu vajilla influye en lo que comes
El color de tu vajilla influye en lo que comes

A todos nos ha pasado alguna de las siguientes situaciones: cenaste hace poco, pero te comerías un búfalo si se te cruzara. O tienes tu plato favorito ahí enfrente, humeándote con sensualidad para que te lo tragues de un bocado, pero no te apetece como otras veces. Quizás has comido muy poco durante el día, pero no te sientes con una ansiedad descontrolada.

Si te identificas con estas escenas, debes saber que no eres tú. ¡Son los platos! Y es que la respuesta a estas reacciones las encontró la Universidad de Oxford en Inglaterra, donde a través de un estudio llegaron a la conclusión de que el color de la vajilla y los cubiertos que usamos al comer, influyen en nuestra percepción de sabor y en la cantidad de lo que ingerimos.

¿Quieres saber de qué manera influyen los colores de tu vajilla en lo que comes? ¡Sigue leyendo a continuación!:

Blanco: Cuando sirves algo en un plato blanco, tu primer foco es lo que está al centro. Da la sensación de limpieza y todo queda muy expuesto visualmente, por lo que los sentidos se agudizan al contrastarse más el tono de los ingredientes. Lo contrario ocurre con aquella vajilla llena de adornos y estampados, donde se pierde la textura y los colores de los alimentos, haciendo más difícil diferenciar las mezclas de sabores y de elementos. Fíjate en la decoración y los platos de los restaurantes finos. Desde la vajilla y cubiertos hasta la ambientación, todo pareciera ser minimalista para que el comensal no haga otra cosa que enfocarse en degustar la gastronomía del lugar.

Azul: El más recomendado si quieres iniciar una dieta. Se considera un tono que entrega tranquilidad, calma y lentitud, lo que al sentarse a la mesa influye en la velocidad con la que se devora el plato y con la percepción que se tiene del tamaño de la porción. Utilizar vajilla y cubiertos en tonos azules ayudan a disminuir la ansiedad, a comer en menor cantidad y a saborear mejor los alimentos.

Verde: Disminuye el apetito, pues causa desagrado al mezclarlo visualmente con comida. Se piensa que puede ser la relación que tiene el verde con la naturaleza y esto es asociado a menos pulcritud, más tierra y menos cuidado. No es que el medioambiente tenga una connotación negativa, es solo que este tono con los implementos para comer no combinan muy bien.

Rojo y amarillo: Son los preferidos por las cadenas de comida rápida ya que aumentan el apetito y hacen que las personas coman de forma acelerada, permitiendo así que sean muchos los clientes que se atienden por hora. Solo piensa en los logos de los principales restaurantes de este tipo y notarás cómo sus envases, vajilla, vasos, bandejas y cubiertos son en su mayoría de alguno de estos colores. Sin embargo, devorar la comida en poco tiempo hace que la disfrutes menos y percibas menos los sabores, así que para comer en tu casa es recomendable que optes por tonos de loza más claros.

Ahora que ya sabes de qué se trata la psicología del color, utilízala a tu favor ¡y disfruta mucho más la comida!

[Total:2    Promedio:3.5/5]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here